Translate

domingo, 28 de marzo de 2010

Viaje

















              Para mi amigo Gilberto Rosal, quien también sabe de  lo innecesario de los apremios.

No es nueva esta estación. Un banco del andén
me concede el reposo. Espero sin premura.
Llegan más pasajeros. Silba a distancia un tren.
Se inquietan los viajeros, pierden la compostura.


Se apiñan, se codean. Todo se hace angostura.
Pareciera que fueran hacia el último bien
que quedase en el mundo. Es la caricatura
de un afán de mentira, retrato del desdén


por ellos y los otros. Yo espero. No me agito.
Agoté mis apremios cuando supe que el hito
más alto era la dicha de cambiar de estación


sin derribar al otro, sin la falsa ilusión
de que un llegar primero le diera conclusión
al tortuoso camino de este viaje infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.