Translate

lunes, 1 de octubre de 2012

Naturaleza muerta





Amanece. Llueve fiero.
Es septiembre. Hay un ciclón.
Soy un niño. En el horcón
del portal un hormiguero
hace fila. El aguacero
arrecia. Quiero jugar.
¡Prohibido! Debo estar
donde no moleste. Sueño.
Abordo un barco pequeño
y me voy hasta la mar.

No he visto el mar todavía.
¡Soy tan niño! Lo supongo
sabana inmensa en que pongo
a nadar mi fantasía.
Soy capitán, soy vigía.
Grito mi grito de ¡tierra!
Una racha viene y cierra
la ventana de un tirón.
Es septiembre. Hay un ciclón.
Mejor sueño con la guerra.

¿Qué es la guerra? No lo sé.
¡Soy tan niño! Las hormigas
son soldados, las espigas
bayonetas. -¡Y el café!
Se acerca mi madre y me
estropea la batalla.
Mi padre lo bebe. Calla.
Mira al cielo. Yo lo miro:
Quiero ser ese guajiro
Pero no alcanzo su talla.

Amaina el viento. Se ha ido
la lluvia. El cielo claro.
Salgo al patio. Me preparo
a ser feliz. Hallo un nido
roto, un gajo partido.
Mi perro ladra, me invita
a jugar. Se precipita
un aura sobre una vaca:
está muerta, ella la ataca,
la alegría se me quita.

Se fue el ciclón. Se fue el niño.
¡Soy tan viejo! Nada sueño.
¿Quién retorció aquel empeño,
quién asesinó a mi niño?
Me busco, me pinto, tiño
De otros colores mi esencia
y en mi segunda inocencia
cuando en casi nada creo
cierro los ojos y veo
que la ilusión fue mi ciencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.