Translate

miércoles, 31 de octubre de 2012

Encuestas, análisis y votos

Por Luis Zúñiga

(Tomado de El Nuevo Herald)

A escasos días de la elección presidencial, los analistas políticos tienen información suficiente para calcular el probable resultado.

El proceso de análisis pasa, usualmente, por tres niveles de evaluación: estados firmes, estados probables y estados inclinados por un candidato. Bajo esas premisas, el presidente Obama puede contar, con toda certeza, con estados tradicionalmente demócratas como California, Nueva York, Illinois, Nueva Jersey, etc., que en conjunto deben garantizarle 156 votos electorales. Los estados “probables” como Connecticut, Washington, Maine y Nuevo México deben sumarle otros 28 votos electorales. Y los estados “que se inclinan” hacia él, por la ventaja sustancial que disfruta en las encuestas, Minnesota y Oregón, debe recibir 17 votos más. Este cálculo situaría al Presidente con un pre-total de 201 votos electorales de los 270 necesarios para ganar.

Por su parte, Romney, bajo el mismo análisis con estados sólidos como Alabama, Arkansas, Oklahoma, etc., probables como Georgia, Indiana, Texas, etc., y los “inclinados hacia él” Arizona, Carolina del Norte y Montana, debe tener un pre-total de 206 votos electorales.

Los restantes estados, calificables de “indecisos” (número de votos entre paréntesis) serían: Florida (29), Ohio (18), Pennsylvania (20), Virginia (13), Colorado (9), Nevada (6), New Hampshire (4), Iowa (6), Wisconsin (10) y Michigan (16).

En este nivel del cálculo es donde los analistas difieren sobre qué estados asignar a la casilla demócrata o republicana. La selección del analista depende del grado de información y conocimiento que tenga de cada estado en disputa. Mi análisis coloca a Pennsylvania, Michigan y Nevada en la casilla demócrata porque, a pesar de la caída en las encuestas la ventaja del Presidente es suficientemente amplia para ponerlos a su favor. Florida, Virginia, Colorado y New Hampshire, cuatro estados en los que Romney ha alcanzado el respaldo del 50% de los votantes probables, a solo diez días de la elección, los inclinan a su favor.

Con solo Ohio (18), Wisconsin (10) y Iowa (6) para decidir la elección presidencial cuando a Obama le faltarían 27 votos y a Romney 9, los números obligarían a Romney a ganar Ohio o Wisconsin y al Presidente los dos. Iowa no podría decidir. Este ha sido, probablemente, el análisis de los estrategas demócratas y republicanos porque, prácticamente, han mudado los candidatos a esos estados.

El análisis profundo debe centrarse en Ohio y Wisconsin. Como ninguno de los dos estados tiene inscripción de votantes por partidos políticos, eso obliga a usar como referencia las últimas votaciones. En el 2008 Obama ganó con facilidad ambos estados, pero en el 2010 los dos eligieron gobernadores republicanos. En Wisconsin, Obama, después de haber tenido ventaja en las encuestas, se le ha ido esfumando y la última encuesta de Rasmussen, el día 25, produjo un empate a 49%. Además, en Wisconsin han ocurrido dos acontecimientos políticos importantes que no favorecen al Presidente: uno fue el referendo revocatorio contra el gobernador, Scott Walker, donde los sindicatos se gastaron $20 millones y esperaban ganar ampliamente, pero perdieron por el 6.8%. El segundo fue la selección de Paul Ryan, oriundo de Wisconsin, como aspirante vicepresidencial. Las “tendencias” cruzadas de las encuestas: Obama descendiendo y Romney ascendiendo, a menos de 10 días para la elección, me hace inclinar a Wisconsin del lado republicano.

Ohio tiene una identificación partidaria: el este, alrededor de Cleveland, demócrata; el oeste, alrededor de Cincinnati, republicano; el centro, alrededor de Columbus, indeciso. Posiblemente la motivación de salir a votar será decisiva. Una información estadística publicada en Politico señaló que los votantes ausentes tradicionalmente demócratas habían solicitado un 40% menos de boletas ausentes que las que solicitaron en el 2008. Los republicanos un 1% más que en el 2008. Señaló, además, que hasta el día 27, habían acudido a votar anticipado unos 220,000 votantes demócratas menos que en el 2008. Los republicanos contabilizaban 30,000 más que en el 2008. Estos números significan una diferencia neta de 250,000 votos contra los demócratas en un estado que Obama ganó en el 2008 por 260,000 votos. Esta información parece confirmar el problema del Presidente en conseguir que los demócratas de Ohio salgan a votar. Si la tendencia se mantiene, Ohio se irá republicana y con ella la elección.

Finalmente, Rasmussen y Gallup, las encuestadoras más confiables, colocan nacionalmente a Romney con 50 y 51% en las preferencias de los votantes probables. Una ventaja grande. Y con Romney empatado en la preferencia entre las mujeres, los dados están echados y el resultado es predecible.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.