Translate

martes, 20 de noviembre de 2012

Cuba y la nueva trifulca bizantina


Mientras Antonio Rodiles y otros activistas de la sociedad civil cubana languidecen en calabozos del régimen de La Habana por su postura opositora, los ministros de Exteriores de la Unión Europea acordaron el lunes iniciar los trámites pertinentes para negociar un "acuerdo de cooperación" con Cuba, según dijo en Bruselas el secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito.

El hecho fue confirmado posteriormente por la Alta Representante de Política Exterior del Bloque, Catherine Ashton, quien encargará a su servicio de acción exterior y a la Comisión Europea estudiar las opciones y presentar unas "directrices" de cara a "un posible acuerdo bilateral".

El paso dado para examinar las condiciones de negociación se produce dos años después de que los Veintisiete encargaran a la propia Ashton una "reflexión sobre el futuro de las relaciones y el modo de promocionar los valores e intereses de la Unión Europea en Cuba".

De acuerdo a De Benito, el visto bueno de los Estados miembros ha sido "prácticamente unánime", pero no precisó cuáles países no se han unido al consenso.

Fuentes diplomáticas europeas dijeron que se trata de un primer paso que no supone el comienzo de negociaciones y añadieron que los Estados miembros han pedido "tener el control" al recalcar que el mandato negociador deje claro que el convenio que se pacte sería "reversible en caso de desarrollos negativos" en la isla.

De Benito afirmó que se trata de un "paso adelante" tras la evolución en el régimen castrista y que permitirá ordenar las relaciones con la Unión Europea, porque ya hay 13 Estados miembros con algún tipo de acuerdo bilateral con ese gobierno.

El secretario de Estado español negó, además, que este giro en las relaciones con La Habana tenga que ver con el caso de Ángel Carromero, el joven dirigente de Nuevas Generaciones, condenado a 4 años de cárcel en la isla por homicidio imprudente mientras conducía el vehículo en el que murieron los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero.

De Benito tampoco aclaró cuáles son los cambios en la isla que han valorado los ministros para dar su visto bueno a esta decisión, y ha defendido que la posibilidad de un acuerdo de cooperación es "una posibilidad de la Posición Común".

La Posición Común es el marco que acordó la Unión Europea en 1996, bajo el Gobierno de José María Aznar, para condicionar cualquier avance en las relaciones con Cuba a avances democráticos y el respeto de los Derechos Humanos en la isla.

Por el momento, los Veintisiete han acordado que existen opciones para negociar un acuerdo y esperan de Bruselas las "directrices" para abrir las conversaciones.

Líderes de la disidencia interna y figuras del exilio cubano han comenzado a verter opiniones a favor y en contra del acuerdo tomado por la Unión Europea en la capital belga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.