Translate

miércoles, 19 de diciembre de 2012

De millonarios y buscavidas

Las dos noticias que más me han impresionado hoy tienen que ver con el sistema tributario de los dos países que más han influido en mi vida.

Una la leí en casi todos los periódicos y está relacionada con el debate entre demócratas y republicanos para evitar el precipicio fiscal que nos amenaza.

La otra la leí en el sitio digital Café fuerte y habla sobre un aumento de impuestos a los cuentapropistas que se buscan la vida (si a eso se le puede llamar vida) en la zona turística de La Habana Vieja.

Mientras el gobierno de los Estados Unido pretende ordeñar a los millonarios, el gobierno de Cuba intenta exprimir a los buscavidas. Solo la cantidad de verde hace la diferencia en el retrato.

En Estados Unidos la solución a la crisis económica busca un compromiso entre republicanos y demócratas que evitaría una serie de drásticos recortes de gastos y aumentos de impuestos que amenazan con sumir de nuevo al país en la recesión.

La propuesta incluye aumentar los impuestos a las familias con ingresos anuales de más de 400,000 dólares, una cifra superior a los 250,000 dólares que Obama usó para hacer campaña durante meses en busca de la reelección.

En Cuba, a partir del 1ro de enero, los cuentapropistas que laboren en la zona de conservación -atendida por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana- deberán pagar un 10% de sus ingresos personales, de acuerdo con la Resolución 394/2012 del Ministerio de Finanzas y Precios.

Por supuesto, que no es una propuesta y nada hay que discutir, acordar o conseder. Es una resolución que viene de “arriba”.

De ese modo funcionan los gobiernos. Unos trasquilan ovejas gordas desde el pluripartidismo, la división de poderes, el concenso y otros arañan carneros flacos desde el unipartidismo, el ordeno y mando. Y todos felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.