Translate

sábado, 11 de febrero de 2012

Sábado de poesía con Ángel Cuadra






Ángel Cuadra nacio en La Habana. Poeta, abogado y preso político cubano, sabe como pocos atrapar la poesía, limpia y sutil, musical y vibrante en el cofre sellado del soneto. Cofre donde se prueba la valía y la osadía de cualquiera que pretenda llamarse poeta, y Ängel Cuadra, no solo sale ileso del intento sino que sale fúlgido, restallante como una aurora sobre el mar Caribe. Estos poemas de su libro Diez sonetos ocultos lo prueban. Los dejo con el poeta.                   

                 



                     I


Y trazará tu mano en el abismo
los signos del amor con letras de humo;
vivo silencio que habla, y que resumo
en diálogo interior conmigo mismo.

Asomará en tu rostro el espejismo
de un beso de ternura que presumo
en demorada oferta, y que consumo
en la pura estación del idealismo.

Será tu encuentro siempre el que consiga
el testimonio de tu mano amiga
con un gesto exterior breve y risueño.

Así tu amor se va quedando intacto
y, en la imposible realidad del acto
se hace posible realidad el sueño.

               
                     III


Reflejada en el agua tu hermosura,
quedó la tarde aquella detenida
en un claro recodo de la vida
desasido del tiempo y su premura.

Obligada a seguir, la vida apura
Su trago diario en la fatal huida.
Caen hoja de otoño, y repetida
tu imagen sobre el agua se inaugura.

Muero como se muere diariamente.
Olvido llueve sobre lo olvidado
y todo deja ya de estar presente.

Pero en un tiempo inmóvil, que perdure
en un lago interior, se me ha quedado
reflejada en el agua tu hermosura.


                   VIII


En escala inaudible acompasado
va el leve cuento de este amor secreto.
Cuento sin voz que su cantar secreto
es solo por nosotros escuchado.

Va aquí conmigo, anda a tu lado:
ser insensible y, a la vez, concreto.
Sin tiempo ni lugar se alza, incompleto,
árbol sin tierra donde estar plantado.

Desasido del mundo en dos abismos
-tú y yo, cómplices mudos de su historia
callada, oculta hasta en nosotros mismo-,

Este cuento de amor irá en secreto,
a resguardo de tiempo y de memoria,
en el cofre sellado del soneto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.