Translate

sábado, 3 de marzo de 2012

Sábado de poesía con José María de Hérédia

José María de Hérédia Girard nació en una plantación nombrada La Fortuna, cerca de Santiago de Cuba, el 22 de noviembre de 1842 y murió en Francia el 3 de octubre de 1905.

Primo hermano del José María Heredia, el primer romántico cubano de línea independentista, era hijo del cubano Domingo de Heredia y de su segunda esposa, la francesa Louise Girard

El poeta viajó a Francia a los 9 años, y allí cursó el bachillerato. En ese país descubrió la obra de Leconte de Lisle y quedó hondamente impresionado por la misma.

Regresó en 1859 a Cuba y comenzó a estudiar la lengua española con vistas a licenciarse en Derecho pero no se le reconocieron los estudios realizados en Francia y retornó a Europa en 1860.

Durante diez años tradujo al francés el libro de crónicas de Bernal Díaz del Castillo Historia verdadera de la conquista de la Nueva España.

Fue en 1893 que conformó el libro Los trofeos que con una dedicatoria a Leconte de Lisle, es una de las obras más importantes de la poesía parnasiana. Aquí les brindo algunos de sus sonetos en versiones al español.



Antonio Y Cleopatra

Contemplaban los dos cómo dormía
el claro Egipto bajo el cielo ardiente
y cómo hacía Bubastis, lentamente,
desembocaba el Nilo en la bahía.

En su coraza el adalid sentía
-como a través de un sueño transparente-
desfallecer sumiso y atrayente
el cuerpo voluptuoso que ceñía.

Volviendo ella su rostro enamorado,
tendía con pasión los labios rojos
y las claras pupilas agoreras.

Y el guerrero, sobre ellas inclinado,
contemplaba en el fondo de sus ojos
otro mar en que huían las galeras.

                     Versión del poeta Andrés Holguín



El Baño De Las Ninfas


Baña el Euxino un bosque de agrios arbustos lleno;
sobre la fuente un negro laurel la copa inclina,
y la Ninfa, sonriente, que a sus ramas se empina
huella, tímida, el agua del arroyo sereno.

Otras, de un salto, se hunden en loco desenfreno
al oír la llamada de una oculta bocina,
y en las aguas movibles a menudo germina
un torso un claro bucle, o la rosa de un seno.

Alborozo divino las florestas asombra.
Mas de pronto dos ojos iluminan la sombra.
¡EI Sátiro! Y al eco de su gárrulo sistro

Huyen todas. Así, si un cuervo grazna airado,
en las ondas del río locamente nevado
se esparce la bandada de cisnes del Caístro.

                                  Versión de Otto de Greiff


Jasón Y Medea

                               A Gustave Moreau


Ambos, en los boscajes que sintieron el són
de contiendas remotas; mágica paz nacía,
y alba de milagrosas lágrimas los ceñía
bañándolos en fértil y extraña floración.

Por los aires flotaba letal emanación.
Su palabra el poder del encanto decía;
el héroe, tras ella, de sus armas vertía
relámpagos radiantes del ilustre Toisón.

Sobre lagos de plata llovía luz del cielo.
aves maravillosas pasaban, y su vuelo
en el bosque regaba pedrería luciente.

Amor les sonreía. Mas la fatal esposa
se llevaba consigo, colérica y celosa,
con su padre y los dioses, los filtros del oriente.

                                     Versión de Otto de Greiff

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.