Translate

viernes, 8 de junio de 2012

Humildad y soberbia

Primero entrarán las Damas de Blanco por el ojo de una aguja que el cardenal Ortega al Reino de los Cielos.

Las Damas de Blanco han dado una lección de humildad cristiana al cardenal Jaime Ortega tras declarar que todavía tienen confianza en él, mientras el purpurado ha mostrado nuevamente su vanidad y soberbia calificándolas de incapacitadas para reflexionar y pidiéndoles prudencia ante la prensa.

“Sabemos que las puertas de la Iglesia nunca han estado cerradas para las Damas de Blanco”, señaló Berta Soler. “Nosotras vamos a seguir tocando a las puertas de la Iglesia Católica”, porque el cardenal no es la iglesia sino parte de su jerarquía.

Luego de un encuentro el jueves con el prelado, quien ha sido acusado de genuflexión ante el régimen cubano y de despreciar, injuriar y descalificar a la disidencia, Soler, líder de la agrupación femenina, ha asegurado que “Fue un diálogo abierto donde él nos escuchó y nosotros lo escuchamos”.

Sin embargo, según apunta la página digital Cubanet. org,  Soler aseguró también que “Nos estaba cuestionando (el cardenal) que nosotros teníamos otros objetivos, que somos un movimiento político. Esas cosas nosotros no las entendemos y las rebatimos. Hubo momentos que no fueron fáciles para nosotras, como cuando se nos dijo que no éramos objetivas, que teníamos que reflexionar, que no tenemos capacidad para reflexionar. Fueron palabras y cosas que no nos gustaron, que no entendíamos y que le rebatimos.

En la reunión, efectuada en  la sede de la Arquidiócesis de La Habana, Berta Soler estuvo acompañada por otras tres líderes del grupo e intercambiaron por tres horas y 40 minutos, y, al paracer, hubo  matices que no trascendieron totalmente, debido quizás a la petición de "prudencia con las declaraciones a la prensa" que demandara el cardenal.

La líder de las Damas de Blanco aseguró que Ortega advirtió a las mujeres que tuvieran cuidado con las declaraciones que hacían “porque a veces lo que decimos no es lo que sale en los medios de prensa”, a lo que las mujeres respondieron que ellas “hablan abiertamente".



Este es el primer encuentro luego que las relaciones entre la Iglesia y los disidentes se crisparan tras recriminaciones entrambos desde la visita del Papa Benedicto XVI a la isla en marzo.

Las mujeres solicitaban audiencia con el cardenal Ortega desde el 7 de marzo, pero no habían recibido respuesta. La última vez que el obispo de La Habana las recibió fue en agosto del 2011.

Las Damas de Blanco, fundadas en el 2003 para exigir la libertad de 75 disidente encarcelados en la primavera de ese año, alegan que ha habido un aumento reciente en la represión contra los disidentes, con 60 detenidos para impedirles asistir a las misas papales y más de 50 encarcelados por delitos políticos.

Subrayó Soler que las mujeres estarán eternamente agradecidas a Ortega por interceder a su favor ante Castro en el 2010, cuando turbas organizadas por el gobierno las acosaban habitualmente con gestos y palabras obscenas.

Después de la intercesión de la iglesia y el gobierno español, el acoso a las Damas de Blanco se hizo menos intenso y Castro puso en libertad a los 52 prisioneros restantes del grupo de los 75, de lo que 40 fueron desterrados a España.

Las Damas de Blanco, ganadoras en el 2005 del Premio Sajárov que entrega el Parlamento Europeo, se habían reunido el 23 de mayo con el arzobispo de Santiago, Dionisio García, presidente de la Conferencia de Obispos Cubanos, y asegturaron en esa ocasión el encuentro  fue satisfactorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.