Translate

miércoles, 15 de agosto de 2012

La límpida canción



Siempre se quiebra,
el cántaro se quiebra.
Siempre se quiebra el cántaro.

Pero canta la fuente,
siempre la fuente canta
sin darse cuenta apenas
que ella también es cántaro

Se necesitan miles,
millones,
interminables cántaros
sedientos
para acallar la límpida canción de la fontana,
pero una tarde calla.

Llega a la fuente el cántaro
se sacia,
se desborda,
se derrama,
quiere agotar el agua
que de la fuente mana.

El cántaro se quiebra
siempre
la fuente canta
aunque una tarde exacta,
astillas de la nada
silencian su garganta.

El agua que es el alma
simplemente se escapa
no explica la canción
sólo la canta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.