Translate

viernes, 20 de noviembre de 2009

CANTAR DE LA SABANA




                                   AGUAS TERRITORIALES



















Atardece. Brama el mar.
Brilla el aguají en lo hondo.
El sol se zambulle a fondo
cual si qusiera pescar.
Viene la luna, a rielar
pone un trillo de hojalata
sobre el agua. Se desata
la brisa. La piel se alivia.
La noche se instala tibia
sobre la frágil fragata.


¿Qué fragata? Seis bidones
soldados a las cabillas
son el casco. Pontones
de náufragas ilusiones
verdugas de las raíces,
manjares de escualos grises
que entre Cuba y la Florida
nos han trazado en la vida
un mapa de cicatrices.


El sol es la arboladura.
La intemperie, el camarote.
El sextante es el azote
de la sal. La quemadura
de la espalda, la futura
bitácora del Capitán.
¿Qué historias les contarán
a sus nietos? El Vellocino,
¿será escapar de un destino
que les impuso Satán?


Brama el mar. Hay miedo. Son
argonautas del delirio.
¿Escapan de qué martirio
que les pudre el corazón?
Van al pairo. La razón
se les nubla. Reman fuerte.
Les hacen guiños a la muerte,
la seducen, la enamoran
y en la travesía devoran
su última ración de suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.