Translate

jueves, 17 de junio de 2010

Achaques personales

Me duele Cuba. Y es un dolor que si lo describiera, seguramente me traería otros.
Me duele la oposición interna. Dolor que si explicara me acarrearía dolencias múltiples.
Me duele el exilio. Un achaque que me enclenquearía si no lo soportara con estoicismo.
Pareciera que de dolores estoy hecho. Así que aquí le va casi un alarido.

Cuba, 30 de mayo de 2010.

A: Honorables Sres. Congresistas de los Estados Unidos de América.
Honorables Miembros del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes.
Congreso de los Estados Unidos de América.
Washington. DC.

De: Personas que forman parte de la sociedad civil de Cuba.
La Habana, Cuba.

Honorables señoras y señores:
Los miembros de la sociedad civil cubana que suscribimos esta carta a título personal, hemos sabido que actualmente Uds. están considerando un proyecto de ley (H.R. 4645) que levantaría las restricciones de viajes a Cuba para todos los estadounidenses, y facilitaría la venta de productos agrícolas a la Isla.
Este proyecto de ley tiene como título: “Ley de reforma a las restricciones de los viajes y promoción del comercio”, tenemos entendido que cuenta con el apoyo de Republicanos y Demócratas en el Congreso. Sabemos además, que para que esta iniciativa sea considerada por el pleno, primero tendrá que ser aprobada por el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes.
Conocemos que importantes Organizaciones No Gubernamentales apoyan este proyecto de ley. Solo mencionaremos algunas: La Cámara de Comercio de los EEUU, el Buró de Agricultura de los EEUU, Amnesty International, Human Rights Watch, la Conferencia de Obispos Católicos de los EEUU, el Cuba Study Group y muchas otras organizaciones de derechos humanos.
Compartimos la opinión de que el aislamiento del pueblo de Cuba beneficia a los intereses más inmovilistas del gobierno, mientras que la apertura sirve para informar y empoderar a los cubanos y ayudar a un mayor fortalecimiento de nuestra sociedad civil.
Valoramos la experiencia de que todos los países occidentales, incluyendo a los EEUU, favorecieron la apertura y los intercambios con todos los países de la antigua Europa oriental. Estamos seguros de que el aislamiento no facilita las relaciones de respaldo y solidaridad de personas y grupos alrededor del mundo que están a favor del cambio hacia la democracia en Cuba.
A este respecto queremos recordar aquella memorable exhortación hecha en 1998 por el Papa Juan Pablo II quien había experimentado en su propia vida este tipo de sistema totalitario: “Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba”.
Al paso del tiempo hemos comprobado que el régimen cubano no se abre plenamente ni al mundo ni a los propios cubanos porque a lo que más teme es a la apertura, a la libertad de comercio y a la libre empresa, al flujo de información y a la comunicación directa entre los pueblos.
Los que se oponen a este proyecto de ley, alegan que levantar estas prohibiciones representaría una concesión al régimen cubano y constituiría una fuente de ingreso de divisas que podría ser utilizada para reprimir al pueblo. También argumentan que, dadas las incesantes violaciones de derechos humanos y los repetidos actos de repudio, el levantar estas prohibiciones sería como abandonar a la sociedad civil cubana.
Es verdad que últimamente se ha incrementado la represión y la violación sistemática de los Derechos Humanos de forma cruel y pública. Es cierto que estos fondos también podrían utilizarse para sostener e incluso agravar esta represión.
No obstante, creemos que si los ciudadanos de los Estados Unidos, como los del resto del mundo, aumentaran su presencia en nuestras calles y pudieran visitar a los familiares de los presos políticos y otros miembros de la incipiente sociedad civil cubana, podrían: en primer lugar, ser testigos presenciales de los sufrimientos del pueblo cubano; en segundo, sensibilizarse aun más con la necesidad de los cambios en Cuba; y en tercer lugar, ser puentes solidarios y cercanos para favorecer la transición que deseamos muchos cubanos.
Esta presencia solidaria, el apoyo directo y otras muchas posibilidades de intercambio, usados eficazmente, y en la dirección deseada, en lugar de dejar abandonada a la sociedad civil en Cuba, podría fortalecerla de manera significativa. De igual forma facilitar aún más la venta de productos agrícolas podría contribuir a aliviar las penurias alimentarias de la población.
Por encima de todo esto, creemos y defendemos que el respeto a todos y cada uno de los Derechos Humanos para todos, es y debe ser una prioridad absoluta sobre cualquier decisión política y económica, y que ninguna restricción de cualquiera de esos derechos puede ser justificada por motivos económicos, políticos o sociales. Creemos que los derechos se defienden con derechos.
Como viajar libremente es un derecho de todo ser humano, apoyamos la aprobación de este proyecto de ley. El actual gobierno cubano ha violado siempre este derecho y, en los últimos años, esgrime a su favor que el gobierno de Estados Unidos también coarta la libertad de viajar a sus propios ciudadanos. Aprobar esta ley, eliminaría además, esta espuria justificación.
Por último, Honorables Sres. Congresistas, tenemos la firme convicción de que los problemas de Cuba y su camino hacia la libertad y la democracia son responsabilidad y tarea de nosotros los cubanos y cubanas que vivimos en la Isla, en comunión con los que sufren el exilio en la Diáspora y aman igualmente a la Nación que todos formamos.
En el mundo de hoy todos los pueblos de la tierra se interrelacionan, aun cuando se trate de sus decisiones soberanas. Este sentido de responsabilidad con nuestra querida Patria y de fraternidad universal, nos anima a comunicarles respetuosamente nuestras opiniones con relación a este proyecto de ley que, aunque es competencia de los norteamericanos, está relacionado con Cuba.
Agradecemos su atención y respeto.
A continuación la lista de (74) ciudadanos cubanos que firman esta carta a título personal, entre los que se encuentran presos políticos, bibliotecarios independientes, bloggers, periodistas independientes, editores de revistas, clérigos, intelectuales, artistas, animadores de la sociedad civil y miembros de organizaciones políticas


15 de junio de 2010

A: Collin Peterson. Presidente del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Washington, DC, 20515

Estimado Presidente Peterson:
Los remitentes somos ex presos políticos cubanos que pasamos un total combinado de 3,551 años en el gulag castrista. Somos testimonio vivo de las torturas, la crueldad y las privaciones indecibles de la dictadura militar de los hermanos Castro.
Recientemente, usted dio a conocer una declaración en relación con el proyecto de ley H.R. 4645 alegando que,... "quienes se oponen a este proyecto, independientemente de lo que digan, no hablan en nombre del pueblo cubano”. No sólo es su declaración falsa, sino también profundamente insultante para nosotros. Somos una comunidad que está compuesta por víctimas de la dictadura de Castro. Señor Peterson, nosotros somos “pueblo cubano”, y nos oponemos a su proyecto de todo corazón.
Su declaración resulta tanto más ofensiva cuando se toma en cuenta que la comunidad cubano-americana tiene cuatro miembros del Congreso que elegimos a la Cámara de Representantes, y todos ellos se oponen también a su legislación. ¿Cómo se atreve a profesar saber más sobre el pueblo cubano, o nuestra penosa situación, que los miembros de la Cámara electos por nosotros, o que los familiares de los cubanos de la isla? Usted tiene todo el derecho a tratar de promover su agenda agricola. Pero no tiene derecho a cuestionar a nuestra comunidad, que está llena de víctimas de Castro –personas que sufrieron una brutalidad que usted ni siquiera podría imaginar— y cuyos seres queridos en la isla continúan siendo víctimas de la represión cotidiana de la dictadura.
Usted ha demostrado una invariable falta de sensibilidad hacia el sufrimiento de nuestro pueblo, y una aparente carencia de discernimiento sobre la importante palanca que representan para nuestra lucha por la libertad de Cuba las sanciones de Estados Unidos. Usted declaró recientemente: "Ninguno de nosotros apoya el encarcelamiento de presos políticos por parte del Gobierno de Cuba. Pero estas políticas que hoy tenemos en vigencia no han hecho nada para deponer al régimen o mejorar la situación de los presos políticos” Sin embargo, usted nunca se ha tomado un tiempo para reunirse con alguno de nosotros, ni nos ha invitado nunca a declarar ante el comité que preside. Si lo hubiera hecho, no podría ignorar el hecho de que cada dólar que su proyecto pretende depositar en las arcas del régimen castrista sólo se utilizará para reprimir aún más al pueblo cubano. Señor Peterson, confiamos en que si esta legislación es aprobada, usted esté preparado para asumir la responsabilidad por el mayor derramamiento de sangre que ocasionará al pueblo de Cuba.
Usted, Señor Peterson, nos debe a nosotros, a nuestra comunidad y a nuestros representantes electos una inmediata disculpa por su ofensiva declaración. Aunque pueda discrepar de nuestros criterios, esperamos que no continúe objetándonos por nuestros sufrimientos, nuestras profundas convicciones y nuestras trágicas experiencias.

Atentamente,
Aparece firmada por 256 ex presos políticos que viven en el exilio.



Honorables Congresistas de los Estados Unidos de América:
Quienes suscriben haciendo uso del derecho a la libre expresión del pensamiento, sobre la base del respeto absoluto al criterio ajeno y dentro del mayor espíritu de concertación democrática y respeto a la diversidad, creemos que no es razonable ni justo pronunciarse de manera representativa a nombre de la sociedad civil cubana y menos aún en nombre del pueblo de Cuba, con relación al proyecto HR4645, título de la ley de reformas a las restricciones a los viajes y promoción del comercio con Cuba.
Es importante subrayar que ni la suma de ambas posturas referente al tema representa el criterio de toda la nación en su conjunto con derecho a voto, si aún se diera la hipotética posibilidad de referéndum o plebiscito en tal sentido, donde el pueblo cubano tuviera la oportunidad de decidir en tan escabroso tema. Máxime si se tiene en cuenta que una de las principales razones que dieron origen al polémico asunto radica en la conducta criminal e inapropiada del régimen cubano en materia de derechos humanos supervisada por las Naciones Unidas.
Para los que subscribimos, más otra parte significativa del pueblo cubano, nos interesaría antes que todo el levantamiento del inhumano bloqueo estructural e institucional del régimen de La Habana contra los derechos civiles y políticos inherentes a las libertades naturales de nuestro pueblo.
La tragedia de Cuba no radica en los derechos para poder viajar de un pueblo ya libre como el estadounidense. Su principal problema reside en la ausencia de las libertades conculcadas a los cubanos, únicos ciudadanos del mundo a quienes les es negado el derecho a salir o entrar a su propio país, donde muchos se encuentran en calidad de rehenes.
En momentos como estos, ser benevolentes con la dictadura significa el ser solidario con los verdugos de la nación cubana. Los abajo firmantes son del criterio que la libertad de Cuba no llega en los bolsillos, ni labios de un turismo libidinoso y escéptico con el dolor de la familia cubana, si no con el esfuerzo de los que dentro y fuera de nuestras fronteras luchan por el cambio democrático para Cuba.
Señores Congresistas, la causa de la libertad y la posición vertical contra la dictadura totalitaria de La Habana que oprime son cosas tan sagradas que están por encima de intereses económicos y mercantilistas.
Entendemos que vivimos momentos importantes para el presente y futuro de nuestra nación. El movimiento civilista interno ha llegado al clímax en lo que respecta la actual política asertiva de la comunidad democrática internacional que ha sabido ponerse del lado de los oprimidos y no de los opresores.
Considerando que iniciativas como la que esta carta responde, aún con la mejor de las intenciones tienden a desenfocar e incluso a desviar la atención de lo que sucede en la Isla, por lo que sugerimos se mantenga una política enérgica y coherente de presión y condena para con la tiranía de La Habana, lo que redundaría en solidaridad con las víctimas de la represión en la patria de Martí, Boitel y Zapata.
Respetando otros criterios expuestos y esperando reciprocidad a lo que aquí exponemos, señores Congresistas como los derechos se defienden con derechos, estamos defendiendo el de los cubanos a ser libres por sus propios esfuerzos, porque no puede olvidarse que la tragedia cubana está en el diario enfrentamiento del pueblo con la dictadura que lo oprime y no en escenarios fuera de nuestra problemática y menos aún en iniciativas que signifiquen la oxigenación del tenebroso estado totalitario que desgobierna nuestra Patria.

Firmamos la presente a los 14 días del mes de junio del 2010.

Hasta el momento de su presentación en este blog aparecían las rúbricas de 494 personas.

Canción infantil antigua








Mamberti fue a la guerra
Ay, que dolor, que dolor,
que pena…

martes, 15 de junio de 2010

Sin ampliar ni corregir

Gira para elogiosos

Manuel Vázquez Portal, Grupo de Trabajo Decoro

LA HABANA,11 de agosto de 2000- ¡Cuba, qué linda es Cuba! Los mogotes del valle de Viñales son preciosos. Las aguas de Varadero son cálidas y cristalinas. Los ómnibus de turismo tienen toilet, video-caseteras, acondicionador de aire. El filete mignon del Floridita sabe a felicidad. Los mojitos de la Bodeguita del Medio alegran el corazón. Las mulatas de Tropicana le provocan una erección a la momia de Ramsés II. ¡Cuba, qué linda es Cuba!
Visto mi país así, como una postalita turística, puede brindar una imagen tan paradisíaca que hasta los mismos arcángeles pudieran caer en la tentación de promover una permuta para Cayo Coco o las playas de Trinidad. La imagen turística que brindan los elogiosos muy poco tiene que ver con la realidad de la Cuba real.
Me gustaría, para esos elogiosos, preparar una gira que les mostrara la verdadera cara de la Cuba que conozco y padezco cotidianamente. Tomar con ellos un "tren lechero" que parta de Santiago de Cuba a la hora que le dé la gana, y después de dos días de viaje, arribar a La Habana bajo un sol que raje las piedras y abordar un camello hasta La Lisa y ver cómo en cada parada sube más y más gente y falta el espacio y el aire y sobran las pestes y las malas palabras, y llegar a la casa y encontrarse que hay un apagón y que el picadillo de soya se ha descongelado y que no hay salsa de tomate ni cebollas para aderezarlo y a las seis de la tarde ver por la televisión la Mesa Redonda Informativa en la que se despelleja a cuanta figura pública tenga una postura política diferente de la oficial.
Me gustaría que pasaran un mes ganando 200 pesos y comiendo por la Libreta de Abastecimientos y que tuvieran que asistir a tres tribunas abiertas y asistir a las reuniones del sindicato y hacer la guardia del cedeerre y almorzar en un comedor obrero y visitar un familiar en una de las más de 400 cárceles del país y ver que la más joven de sus hermanas se le mete a jinetera y que la abuelita venda cucuruchos de maní porque la pensión no le alcanza para sobrevivir y que un inspector o un policía le prohíba ofrecer su mercancía y que vea a los que, como ellos, vienen de turistas y son reyes en un país de mendigos donde ciertos ancianos merodean las zonas históricas pidiendo moneditas.
Me gustaría verlos tratando de fundar un grupo de oposición pacífica y que no se lo permitan y que no se lo legalicen y que dos agentes de la policía política se aparezcan en su casa a las cinco de la mañana y lo obliguen a permanecer en su domicilio con un operativo montado frente a todos los vecinos y que los funcionarios del único partido les digan por la televisión hasta del mal que van a morir y que no tengan ni espacios ni medios para responder a las ofensas y que si las responden por otros medios los metan presos por desacato.
De verdad me gustaría prestarle este servicio turístico para que al final me dijeran si Cuba es linda de verdad.

lunes, 14 de junio de 2010

sábado, 5 de junio de 2010

Mantiene Alejandrina su huelga


Alejandrina García de la Riva mantiene su huelga de hambre en espera de respuesta del alto mando de la Policía Política cubana, tras haberse declarado en ayuno desde el viernes cuando las autoridades de la penitenciaría de Agüica no le permitieron ver a su esposo Diosdado González Marrero.
García de la Riva narró a Radio Martí que el coronel de la Sección 21, Ernesto Samper y otros dos oficiales arribaron en la medianoche al lugar frente a la cárcel donde ella se hallaba y trataron de hacerle creer que desconocían la situación.
Señaló la Dama de Blanco que les había dicho que no comprendía cómo siendo la máxima autoridad podían estar desinformados sobre los pormenores de los sucesos luego del traslado de González Marrero, movimiento que ellos mismo autorizaron y que, más que mejorar las condiciones de su esposo, las ha empeorado.
García de la Riva aseguró que los oficiales de la Policía Política le prometieron solucionar el asunto y darle una respuesta, y que ella -como medida preliminar- se mantiene en huelga de hambre en casa de la Dama de Apoyo, Caridad Brunate Gómez, en la ciudad de Colón.

viernes, 4 de junio de 2010

Dama de Blanco en huelga de Hambre

La Dama de Blanco Alejandrina García de la Riva, esposa del preso político del Grupo de los 75, Diosdado González Marrero, se ha declarado en huelga de hambre frente a la prisión matancera de Agüica.
Tras declarar su ayuno García de la Riva telefoneó al cardenal Jaime Ortega Alamino para pedirle que ore por ella porque—según aseguró—mantendrá la huelga hasta la liberación de su esposo.
García de la Riva explicó que González Marrero fue trasladado el martes pasado desde la prisión Kilo 5 ½ de Pinar del Río hasta la cárcel de mayor severidad de Agüica, en la que lo mantienen en una celda de aislamiento y no le han permitido recibir visita ni comunicarse por teléfono.
Narró la Dama de Blanco que el oficial Carlos Tamayo de la Sección 21 de la Policía Política la hizo viajar hasta la cárcel, pero que las autoridades penitenciarias no le permitieron ver a su esposo.
García de la Riva dijo que los gendarmes de la cárcel han tratado de coaccionar a sus familiares e hijos para lograr que González Marrero deponga una huelga de hambre que inició hace tres días debido a la hostilidad de las autoridades penitenciarias que pretenden obligarlo a que vista el uniforme de prisionero común.
Señaló la Dama de Blanco que su esposo no ha vestido dicho uniforme durante los siete años de encarcelamiento y que tras el traslado, la represión contra su actitud se ha recrudecido, por lo que él se declaró en huelga de hambre.

Tomado de Mujeres Coraje.

jueves, 3 de junio de 2010

Crecen cardos en el jardín de los gladiolos

La página digital Diario de Cuba, asentada en Madrid, publicó  un reporte en el que se indica que –según una carta a la que tuvo acceso esa redacción—35 Damas de Blanco pidieron a las Damas de Apoyo que dejaran de participar en las marchas por cinco semanas.
Luego de un resumen muy abreviado Diario de Cuba coloca el nombre de cada signataria de la misiva.
Llama la atención que este informe apareciera justamente cuando ya había concluido el mes de mayo, lapso que la policía política cubana dio de gracia a las Damas de Blanco para que pudieran desfilar sin que padecieran los mítines de repudio que sufrieron durantes los meses de marzo y abril, y en el preciso momento en que el gobierno cubano comenzó unos ridículos amagos de que cumpliría los acuerdos tomados con la Iglesia Católica.
El cotilleo había comenzado a principios de mayo. Una nota de un reportero de la agencia APLO-PRESS de Santiago de Cuba dio la primera señal, pero nadie prestó atención a aquellas afirmaciones que tanto Damas de Blanco firmantes como no firmantes de la carta de marras rechazaron.
Se trató, al parecer, de que ambas partes de las supuestas divididas Damas de Blanco, evitaron una alharaca improductiva.
Pero alguna mano perversa dejó caer las simientes de los cardos desde que en marzo—a siete años de la Primavera Negra que llevó a la cárcel a 75 opositores pacíficos—se produjeron marchas que alcanzaron las siguientes cifras:
Días  Damas de Blanco  Damas de Apoyo  Total
15              13                          33                46
16              11                          33                44
17              21                          37                58
18              18                          46                64
19              13                          28                41
20              17                          42                59
21              19                          35                54
y que la fuerzas gubernamentales reprimieron brutalmente, y ahora, aunque extemporáneamente, han reflorecido.
Extraño, muy extraño. No quiero decir sospechoso. Pero si nos detenemos en las cifras anteriores, saltan a la vista algunos detalles que harían reflexionar. Primero: el número de manifestantes siempre es mayor que el de las firmantes de la carta. Segundo: el número de Damas de Apoyo que marcharon junto a las Damas de Blanco siempre es mayor que el de las propias Damas. Tercero: el número de las firmantes de la carta es mayor que el de las Damas de Blanco que marcharon. Por lo que habría que preguntarse: ¿Quiénes son las verdaderas Damas de Blanco, las que firmaron la carta o las que marcharon, quiénes tienen la autoridad moral para pedir o no a las Damas de Apoyo que las acompañen o desistan?
Visto así resulta simple. Las Damas de Blanco son las que desde el principio se han mantenido en la calle. Las Damas de Blanco son las que han logrado un liderazgo capaz de aglutinar a su alrededor a las Damas de Apoyo. Las Damas de Blanco, junto a las Damas de Apoyo, y Guillermo Fariñas son quienes lograron que el gobierno se haya visto obligado a simular que dialogaba con la Iglesia Católica, son quienes han logrado que el gobierno se haya visto obligado a maniobrar con los presos políticos, y eso es lo valioso. La carta fabricada a principios de mayo, y retomada ahora, no significa nada, es una carta perdedora, mayo ya terminó, se están efectuado traslados de presos, vendrán liberaciones y las Damas de Apoyo desfilaron todo mayo junto a las Damas de Blanco.